PRESENTACIÓN DEL SITIO

El objetivo central de este sitio es aportar un espacio que facilite el acceso al conocimiento de los aspectos relevantes que condicionan  el comportamiento humano. Un espacio que facilite y apoye el quehacer de todos aquellos que trabajan con temas en los cuales dicho comportamiento constituye una variable fundamental. Profesionales de las ciencias sociales, de las ciencias de la organización, del área de la gestión de recursos humanos, de la política y de las ciencias de la comunicación. Estudiantes y profesionales de todas las disciplinas en las cuales su quehacer tiene como sujeto principal a las personas.  Para lograr ese objetivo, la página pondrá al alcance de todos ellos dos elementos. Por una parte un conjunto de documentos  -especialmente artículos y capítulos o resúmenes temáticos- en los cuales se abordarán los aspectos que creo son relevantes para profundizar el conocimiento de nuestra conducta. Por otra parte, pondrá al alcance de los interesados  algunos servicios que podrán facilitar su quehacer: investigaciones temáticas a pedido; traducciones especializadas; y actividades de formación.

Respecto del contenido general de la página, su intención no es académica; claramente es una intención que apunta a difundir conocimientos sobre el tema. Creo firmemente que si uno conoce más los procesos a través de los cuales funciona nuestro comportamiento,  nuestras relaciones mejorarán, cada uno de nosotros puede sanar con mayor facilidad sus propias heridas y, en definitiva, podemos acceder a una mejor calidad de vida. Pero para lograrlo debemos trabajar en ello  -eso es algo cada vez más evidente- y uno de esos esfuerzos debe ser el que nos permita manejar más conocimiento sobre este tema.

En función de estos objetivos, la página presentará dos secciones que considero fundamentales para lograrlos:

Artículos:  escritos sintéticos sobre temas relevantes para la comprensión de la conducta humana y en los cuales se expresarán ideas fuerza y opiniones que, de alguna manera, expresan mi opinión personal sobre el tema y dan luz sobre mis propias ideas al respecto.

Capítulos: resúmenes temáticos que tiene por objetivo actualizar, sintetizar y profundizar el estado del conocimiento en cada unos de aquellos aspectos o procesos que, en mi opinión, constituyen los fundamentos de la conducta. En este momento no están abordados todos esos temas. Mi objetivo es completarlos a corto plazo.

El Desafío de Conocer el   Comportamiento  Humano

El ritmo actual de los cambios ha hecho crecer, entre muchas personas, la sensación de que se han desatado procesos que nos sobrepasan, que se escapan a nuestro control. No es nuestro objetivo analizar aquí la validez y el sentido de esa afirmación. Pero lo que sí resulta evidente es que en las últimas décadas, las transformaciones han sido más rápidas y profundas de lo que lo fueron durante los miles de años que lo precedieron y que eso pone en tensión los procesos psicológicos que permiten al ser humano enfrentar las situaciones de cambio. Y esto sí que es una preocupación central para quienes se interesan en el tema del comportamiento humano. En la medida que nuestras estructuras psicológicas se ven tensionadas, ello produce un terreno fértil para que se agraven las psicopatías o, simplemente, para que disminuya nuestra capacidad de sentirnos felices, de sentirnos en paz con el mundo. Y todo esto nos enfrenta a tareas inéditas.

Pareciera que ya no basta -en este tema como en otros- con dar respuestas nuevas a viejos problemas. Hoy estamos obligados a plantearnos los problemas de otra manera. En cualquier ámbito de nuestro quehacer, el punto de quiebre es, hoy en día, plantearse los verdaderos desafíos. Y esos desafíos tienen que ver con la necesidad de encontrar las claves que nos permitan, por un lado, conducir esos cambios -que hoy parecen sobrepasarnos- hacia fines que estén en armonía con la esencia de lo humano y, por otro lado, realizarlos de manera tal que no presionen perversamente las estructuras psicológicas que permiten a las personas enfrentar los procesos de cambio. Esto no lo haremos partiendo de las ideologías. Ese camino nos llevó por una dirección errática. Lo haremos partiendo de los problemas reales que nos resultan comunes, en cada ámbito de acción. No con respuestas estereotipadas sino poniendo en juego toda la imaginación creadora de que seamos capaces. Imaginación creadora para planearnos nuevas preguntas o, al menos, hacernos las preguntas de otra manera  para concebir respuestas diferentes de las que hemos dado hasta ahora. Porque está claro que las respuestas que nos hemos dado hasta ahora nos han ido desviando de nuestra propia naturaleza, nos han ido separando de nuestra naturaleza, y de “la” naturaleza de la cual formamos parte. Estos desafíos exigirán de nosotros, no ya dar lo que tenemos, sino dar lo que somos. Y esta tarea se vuelve especialmente desafiante para quienes trabajen con personas, en temas que se relacionan con las personas o en ámbitos en los cuáles se intenta – y se puede- influir en el comportamiento de las personas. La educación, la política, la utilización de los medios masivos de comunicación, las ciencias sociales deben enfrentar este desafío.

Hoy en día, pareciera que todo el sistema estuviera sometido a un fin absoluto, exterior y superior a la voluntad de los individuos que lo componen: el desarrollo económico y el desarrollo tecnológico que le sirve de instrumento. Hace tiempo que dejamos de preguntarnos ¿Desarrollo para qué, para quienes, porqué?.  Es una finalidad sin fin; es decir, sin fin específicamente humano. Y esa finalidad conlleva otras. La eficiencia es la medida de todas las cosas, el crecimiento económico es bueno en sí, todo lo que es técnicamente posible es deseable y necesario. Y estos criterios, que sí pueden ser adecuados en la lógica empresarial, se han extendido a la sociedad global.  Cierto, la tecnología puede darnos mucho de lo que queremos. Pero no puede decirnos qué querer para hacer una vida de mejor calidad.  Einstein lo expresó con mucha precisión: “Antes, teníamos objetivos perfectos pero medios imperfectos. Hoy, los medios de los que disponemos son perfectos y ofrecen enormes posibilidades, pero nuestros fines son confusos”.  Y el panorama se pone más oscuro si agregamos a la reflexión el problema ecológico. No sólo estamos creando necesidades para justificar lo que construimos. Construimos cosas que atentan directamente contra las condiciones de nuestra supervivencia: destruimos nuestro habitat.  Cada día es mayor el número de acciones que emprendemos sin tener claras las intenciones, y con ello lo que en realidad hacemos es crear fuerzas cuyas consecuencias, después, no controlamos. Reinventar los fines, lograr que ellos precedan y determinen los medios es, entonces, crucial. Y esto implica un cambio esencial en nuestro comportamiento cotidiano. Lo que intentaremos a través de esta página web es justamente eso: entregar elementos que permitan ayudar a generar conciencia sobre esta situación y abrir un espacio para mirar con ojo crítico los conocimientos y opiniones que vayan en esa dirección.

Sonia Sescovich Rojas.

Comments are closed.